Esto pasa cuando dejas de tener sexo

Si te encuentras en un período de abstinencia sexual, es importante que sepas algunas consecuencias físicas, resultado de que no esté recibiendo los especiales beneficios que nos otorga el sexo.

 

¡Atenta! 

Serás más vulnerable a ciertas enfermedades, todo esto indica que el sistema inmunológico se debilita cuando dejas de tener sexo. Como consecuencia te enfermarás más seguido, principalmente de resfriados e infecciones.

¡Ojo!

Las paredes vaginales se vuelven más débiles; como sabes el tener sexo es como una especie de ejercicio para tu vagina, por lo que la falta de él, propicia que sus tejidos salgan de la costumbre de relajarse en respuesta a la excitación o inserción. Para evitar eso, práctica los ejercicios de Kegel cada vez que puedas.

Estos ejercicios, pueden ayudar a fortalecer los músculos debajo del útero, la vejiga y el intestino grueso.

¿Cómo los hago?

  • Cerciórese de que la vejiga esté vacía, luego siéntese o acuéstese.
  • Apriete los músculos del piso pélvico. Manténgalos apretados y cuente hasta 8.
  • Relaje los músculos y cuente hasta 10.
  • Repita 10 veces, 3 veces al día (mañana, tarde y noche).

 

 

Por otro lado, aumentan los niveles de estrés. En sí, la falta de vida sexual es estresante, incluso se ha demostrado que cuando se está pensando en ese “problema”, es más difícil lidiar con el estrés. Sin duda, el libido disminuye. Tanto tiempo de no tener sexo, dejarás de anhelarlo. Esto ocurre porque el cuerpo amortigua la respuesta hormonal a la excitación.

Finalmente, el corazón podría sufrir; una buena vida sexual está ligada a la salud cardiovascular, y entrar en un período de abstinencia elimina ese impulso hormonal y aeróbico. Cabe destacar, que no sufrirás un ataque o algo igual de grave, pero tu corazón sí podría resultar mínimamente afectado.